11 de marzo de 2014

LACTANCIA EN LIBERTAD

Hace unos cuantos años yo trabajaba en una multinacional de ropa. Recuerdo en una  ocasión, una mujer me pidió permiso para amamantar a su hijo en el probador. Yo ahí era una chica muy joven sin idea de lactancia materna, ni artificial ni nada que se le pareciera pero mi respuesta fue ‘sí, claro’. 
Después de la respuesta se me quedó un run run en la cabeza de porqué esa mujer me pidió permiso, yo quién era para darle permiso para dar de comer a su hijo??? Me pareció rarísima la pregunta porque pensé el bebé es suyo, la teta también, el bebé  la necesita… pues no entramos nadie más en esa composición. 

Ahora, 8-9 años después, entiendo el porqué de esa pregunta y con todo lo que ha pasado en estos meses atrás me ha venido a la mente aquella situación que viví. 

Desde hace unos meses a esta parte desgraciadamente, es común leer noticias respecto a que han ‘invitado’  a salir de un lugar a una mujer por dar la teta en público (o le han indicado que se tape): algún caso en comercio, en piscina, en un avión….

¡¡¡pero estamos loc@s o qué!!!

De ahí, que se han organizado ‘tetadas públicas’ y se han denunciado los hechos, para que la Administración y/o a quien competa tome cartas en el asunto (aunque hasta ahora no ha movido un dedo al respecto).

Yo desde aquí, pongo mi grano de arena y he colaborado con la asociación Lactancia en libertad, que ha elaborado estas cómodas mochilas donde lo dice bien claro ‘tomo teta donde quiero’, los bebés son los que nos marcan donde tomarla y nadie debe negarnos (negarles)  ese derecho básico y fundamental.





Que no nos hagan salas de lactancia materna, porque no las queremos, nosotras no tenemos problemas en dar a nuestros hijos un alimento a la temperatura ideal en el mejor recipiente.

Que esas salas estén para quienes quieran utilizarlas y necesiten coger agua para elaborar los biberones de LA y calentarlos.

Desde aquí, aprovecho para manifestar mi opinión y reivindicar que se tomen cartas en el asunto, no a favor de hacer una ley que nos proteja, porque no creo que la necesitemos, pero sí necesitamos que la administración u otros organismos nos apoyen cuando se dan casos de discriminación y vulneración de derechos, por parte de comercios, tiendas u otros servicios y tomen medidas sancionadoras.

Afortunadamente, he dado la teta en multitud de sitios (algunos raros) y nunca me han dicho nada…

Qué opináis al respecto? Os habéis encontrado un caso de los que hablo?

2 comentarios:

  1. He dado teta en los sitios en los que mi bebe tuviese hambre. Podía ser en casa, como en la terraza de un bar, autobús etc. En ninguno de esos sitios me he sentido incómoda excepto en el hospital de mi ciudad. En concreto en la zona de pediatría a más inri. Estábamos esperando para que a mi hijo lo vieran por un pequeño soplo cardíaco. Esperábamos a que la enfermera saliera para coger los volantes. Mi nene empezó a llorar y yo saque mi teta para alimentarlo. Justo enfrente de mi había un cartel que señalizaba una sala de lactancia pero si me iba de allí la enfermera probablemente saldría en mi ausencia. Pasaron un grupo de pediatras, todas mujeres, y me miraron. Una de ellas se acerco y me pregunto si no había visto el cartel que señalizaba la sala de lactancia. Le dije que sí, que no estaba ciega, pero que sí me cambiaba de lugar primero iba a cortar el amamantamiento de mi bebe que lo hacía con todo el gusto y lo segundo que allí la enfermera no me veía. Se fueron pero me hicieron sentir incómoda. Que te parece¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      pues me sorprende desgraciadamente para mal... desde luego nunca me hubiera imaginado que en un centro de salud hicieran sentir incómoda a una mamá que está amamantando.... cuánto hay que cambiar!!!
      Las salas están para quien necesite coger agua, calentar biberón... pero para estar ahí escondida dando teta creo que no, o al menos no debemos contribuir a ello.

      Gracias por comentar!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...