16 de abril de 2014

CONCILIACIÓN LABORAL Y FAMILIAR, ES POSIBLE???


Desde que fui madre, pasadas las primeras semanas y los primeros meses (que pasaron volando), decidimos (mi pareja y yo), que de momento me encargaría del cuidado de la pequeña.

La cuestión es que dijimos 'de momento', pero sin poner fechas ni tiempos.
Al principio pensamos que cómo lo haríamos, ya que, pasamos de tener dos sueldos medios, a tener uno y a veces no muy medio...

Empezamos a quitarnos de caprichos y de cosas que obviamente, no eran necesarias para vivir.
Así, alargamos el momento de mi incorporación a trabajar hasta  pasado los 19-20 meses, que ya vimos que nuestra situación económica no era sostenible a medio plazo. Los ahorros no son eternos y las facturas vienen una detrás de otra...

Me incorporé a trabajar cuando mi hija tenía 23 meses, lo cual se dio muy bien. A media jornada y por las tardes, con lo cual, mi hija y yo nos levantamos a la hora que nos apetecía, que ambas somos muy dormilonas.
No han llegado a tres meses desde que me incorporé y ha surgido la dificultad, esa dificultad que surge mayoritariamente a las madres y es algo muy habitual en este país: CONCILIAR LA VIDA LABORAL Y FAMILIAR.

Quizá en este post no os cuente nada nuevo, desgraciadamente para nuestra realidad y nuestro país. Pero en este caso, hablo por propia experiencia.
Siempre había escuchado casos y leído sobre la imposibilidad de  conciliar la vida laboral y familiar, pero ahora hablo sobre mis propias carnes.

Me ofrecieron ampliar la jornada. Sabía que ese momento llegaría y era algo que me angustiaba, sobre todo cuando comencé a trabajar, pero decidí asumir vivir el presente, trabajando la jornada que en ese momento me ofrecieron. Cuando llegará el momento de ampliar, ya vería como afrontaría ese asunto.

Cuando las prioridades en la vida están tan claras... 

La situación que yo planteaba era que la ampliación fuera de tal manera que tuviera o la mañana o la tarde libre, me daba igual, pero era inviable para mi vida un horario partido. Como podréis imaginar lo que me encontré fue una negativa... Me negué a aceptar esa jornada con todas las consecuencias y la consecuencia fue que dejé de trabajar ayer.

Es posible conciliar la vida familiar con la laboral trabajando por cuenta ajena??? Personalmente, creo que no. Hace unos días me he encontrado que ante una ampliación de jornada, pidiendo sólo hacer la jornada seguida, me he encontrado con un NO ES POSIBLE, POR LAS NECESIDADES DEL PROGRAMA. Ante esa cuestión, no he dudado, si no es posible tener horas para estar con mi hija jugando, disfrutando y cuidándola, no me compensa.

Os habéis visto en una situación parecida??? Seguro que conoceés a alguien, si no lo habéis vivido en las propias carnes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...