29 de agosto de 2014

LACTANCIA Y EMBARAZO



La lactancia materna es un mundo desconocido para muchos. Sobretodo para los/as profesionales: pasa por fases, etapas, crisis…. En este sentido no hay nada como para entenderla que hablar con una mamá experimentada (a no ser que tengas a Carlos González a mano, jajaja, es broma, mejor siempre una mamá experimentada).

Mi lactancia siempre ha sido un camino de rosas, pero claro, en el embarazo la lactancia juega con otras hormonas y otras emociones que antes no estaban. Os cuento. Este es mi segundo embarazo mientras estoy con lactancia materna y las primeras semanas no ha sido igual el segundo que el tercero.

Cuando me quedé embarazada por segunda vez, mi hija tenía 15 meses aproximadamente. Estaba con teta a demanda y una demanda altítisima (como siempre, lo normal) pero tenía un pico bastante alto. Pues durante las 13 semanas de embarazo que duró la gestación, nunca tuve una molestia mientras mamaba, nunca.

Este tercer embarazo se produjo cuando mi hija cumplió 24 meses. Aquí la cosa cambió. Desde la semana 5-6 tenía mucho dolor en el pezón. También estaba con una demanda alta, con otro pico, y con un estrés enorme por otros asuntos. Se me hizo cuesta arriba.  Era dolorosa cada toma. Afortunadamente era sólo al principio, luego ya no me dolía, pero el agarre… era duro.


Alrededor de la semana 13-14 se me quitó ese dolor. Fue un alivio. Ya no dolía en ningún momento de la toma, ni en el agarre. Coincidió también con que mi hija bajó enormemente la demanda. Pasamos de mamar mil veces (es imposible saber cuántas tomas porque pasamos 24 horas juntas), a mamar alrededor de 8-10 veces al día!! Nuestra lactancia siguió felizmente.
Pero pasó algo que no esperaba. Un par de semanas después o incluso algo menos (alrededor de 10 días), por curiosidad, después de que mamara mi hija, me estruje el pecho y no salía ni una gota. Me quedé alucinada, no entendía que pasaba, dónde estaba mi leche!!! Ese día estuve en shock. Es una sensación rarísima llevar tantos meses produciendo leche, y que ese día no saliera nada… Lo hablé con otras amigas que habían pasado embarazos lactando a hermanos mayores y me dijeron que era normal, que hay veces que se deja de producir por las hormonas del embarazo. Yo me quedé chafada.


Al día siguiente, le pregunté a mi hija si salía leche y me decía que sí. No entendía nada. Ese día, me estrujo el pecho y sí, salió leche. Yo estaba feliz, no sé porqué pero estaba feliz. Otro día, le pregunté a mi hija y me dijo que no salía leche… Qué cosa más rara!!! Un día con leche, otro no, mi hija un día me dice que sale mucha, otro día que no sale… Se lo volví a consultar a estas amigas y me dijeron que la producción no suele cortarse del todo, sino que baja mucho y se vuelve irregular. Era algo que desconocía. Sabía de amigas a las que se les había cortado la leche en el embarazo, pero pensé que no sería mi caso. Tampoco he leído nada al respecto específicamente, pero claro, esto de tener un día, otro no… me costó entenderlo.

A día de hoy, no he vuelto a estrujarme el pecho. Ya no tengo curiosidad. Mi hija sigue mamando. De vez en cuando tengo alguna molestia en el agarre. Y si le pregunto a ella, me dice que sí sale leche. Lo importante es que ella y yo estamos felices.

Me apetecía escribir un post al respecto porque la lactancia va cambiando y hay veces que parece que sólo surgen problemas, molestias o dudas los primeros meses, pues no, pasados los 2 años a mi me surgieron dudas.

La lactancia materna es un mundo tan desconocido y apasionante que no deja de sorprenderme, no os pasa a vosotras? 


1 comentario:

  1. Cuantos misterios esconde la lactancia, nunca dejará de sorprendernos!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...