8 de agosto de 2014

TIEMPO CON NUESTROS HIJOS/AS, ¿CALIDAD O CANTIDAD?



Desde hace unos meses a esta parte me llevo cuestionando si es más importante la calidad o la cantidad del tiempo que le dedicamos a nuestros/as hijos/as.


Llevo desde que nació mi hija con ella, dedicándole 24h al día, 7 días a la semana. Por ocio, creo que he estado separada de ella un par de horas 3 días para ir al cine y el otro día para ir a una boda por la tarde-noche, unas horas. Nunca hemos necesitado mi pareja y yo más tiempo, ni hemos querido estar sin ella, nos apetece estar con ella, y personalmente yo, estoy tan acostumbrada a hacer todo tipo de gestiones con ella (las dos solas) que es mi compañera de viaje y de batalla.

Como os comenté en anteriores post, acabo de emprender mi negocio-sueño particular. Hasta verlo así de bonito, ha sido un tiempo previo de muchas gestiones, trámites, paseos, hablar con uno/a, con otro/a, compras, supervisar obra, supervisar tareas...  En fin, lo que obviamente supone poner en marcha un negocio, donde ningún gestor-intermediario te hace las cosas. Hemos (mi socia y yo) hecho de todo ir a hablar con técnicos municipales, empresas, comprar material de obra, pintar (en qué momento...), montar estanterías.... de todo. Y claro, yo con mi compañera de viaje y de día a día, mi hija.
Antes de empezar todo esto nuestras 24 horas eran muy buenas, apenas madrugábamos, establecía una actividad al menos diaria con ella, mucha vida práctica y, en general, libre albedrío, pero jugando mucho y 'enredando las dos'. 
De esto que os relato a hace unos meses pasamos a madrugar, estar casi todo el día danzando, con el coche de un lado para otro, fuera de casa muuuuucho tiempo y en sitios donde los niños no disfrutan porque no son espacios para ellos. Como imaginaréis, mi hija estaba feliz de estar conmigo, pero se aburría como una ostra y había muchas veces conflictos por sus deseos 'de enredar' y la incompatibilidad del sitio o con quien estábamos.

Había días que terminaba agotada por la situación de estar con una peque de dos años haciendo tareas físicas y sin parar; y haciendo balance diario veía que demasiado bien estaba mi hija en todos esos sitios conmigo.

Así que, partiendo de que en la crianza con apego el tiempo que pasamos con nuestros hijos/as es vital, imprescindible y sobretodo en la primera infancia, me he llegado a cuestionar si tanto tiempo 'sin calidad' es bueno.

A día de hoy y debido a las circunstancias laborales de abrir un negocio nuevo, y estar tantas horas y días de apertura fuera de casa me sigue costando darle tiempo a mi hija donde sea ella la que marque la actividad o el qué hacer. Tengo pendiente organizarme mucho mejor y ver en qué punto de equilibrio podemos estar pasando el mismo tiempo juntas (cantidad) pero haciendo actividades divertidas y que mi hija elija o sean propias de su edad (calidad).

Qué opináis? Os encontráis en situación parecida?


Aquí mi hija ayudando en la reforma del local.

Aquí mi hija ayudando en el montaje de mobiliario del local.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...