3 de mayo de 2015

Lactancia en tándem (1ª parte)


Como ya os dije, parece que voy para atrás haciendo memoria de hechos que han sucedido en mi vida hace unos meses.
Os hablé de las cosas que hice al final del embarazo, de la separación de mi hija y ahora os hablaré de la lactancia.

Mi hija mayor toma teta y de momento parece que seguirá una buena temporada.... A día de hoy llevo un tándem, que no está mal, creo que lo estamos gestionando bastante bien las tres,  bueno los cuatro, que el papá también ha sido necesario sobre todo al principio.


La lactancia en  general da para muchos post, así que en tándem, imaginad... de momento en este os hablaré de los inicios.


Aunque no he hablado publicamente de mi último parto, os diré que fue una mierda (me gusta hablar claro), y el de mi primera hija fue otra KK. También podría hablar muchos post sobre ello, pero ahora no me apetece, estoy procesando información, digiriéndola e intentando hacer el puzzle... Parece que hay cosas que se me dan mejor que otras... y traer a mis hijas al mundo no es la mejor :(

En cualquier caso, si creo que hay una palabra que pueda definir mi lactancia a día de hoy sería EXITOSA, con más de tres años dando pecho digo orgullosa que no he tenido ningún problema, ninguno. Unas grietas al inicio de mi hija mayor, que se solucionaron con un agarre que autocorrigió ella (o yo), pero en una semana estaban curadas y perfectas. 
Quizá la base de esa lactancia exitosa ha sido la confianza en mí, en mi cuerpo, en mi capacidad de nutrir, en mi instinto. De hecho lo afirmo, esa ha sido la base de ese éxito que no dudé nunca de lo que hacía, por mucho que llegaran a mí comentarios desafortunados, los famosos mitos, los famosos productos antilactancia...


Os digo todo esto, porque al iniciar la lactancia en tándem no hice caso de mi instinto y pasé una noche complicada. Os  cuento.



Si leístes mi post anterior de 'La separación de mi hija', después de parir, de hacer piel con piel, de estar juntas durante unas 18-20 horas aproximadamente, nos separaron. Justo cuando yo estaba en proceso de tener la gran subida de leche. 
Al seguir mamando mi hija mayor durante todo el embarazo, la prolactina aunque se cortó bastante, siempre siguió produciendo. La produccion nunca se cortó del todo, se volvió irregular. Había tomas que ella mamaba y tenía leche, otras que no, según me decía. Alguna vez yo me estruje y no salió nada, y otras me estrujé y salió leche... Eso no lo hice mucho porque la primera vez que me estrujé y no salió nada me quedé muy frustrada y rara. 



Al nacer mi hija pequeña,  la mayor se tuvo que quedar a dormir la primera noche en casa de la abuela. Estuvo dos días sin mamar. Venía al hospital y ni pedía teta. Respetó que su padre le dijo en el coche al traerla al hospital que los primeros días la teta la necesitaba más la bebé debido sobretodo a mi malestar físico.

Al estar separada de mi hija pequeña, para dar la las tomas tenía que darle mi leche suministrándosela mediante la técnica dedo-jeringa. Para ello, me facilitaron en el hospital un sacaleches. Yo les dije que no quería sacaleches, que mejor ponía a la mayor a mamar y luego llenaría botecitos para darle a la bebé. Pusieron el grito en el cielo, me decían que la recién nacida se quedaría sin leche. Estaba vulnerable y les hice caso. 

Estuve durante dos días sacándome leche con un sacaleches y la mayor no pedía teta. Encima era frustrante porque debido a la separación y no poder estar con mi hija en brazos, la adrenalina (hormona opuesta a la oxitocina) (estaba un poco histérica-nerviosa)   hacía que saliera poquísima leche, 10-15ml. Yo estaba super agobiada. Es cierto que las enfermeras de neonatos me consolaban, me animaban, me apoyaban, me decían que esa leche era suficiente...pero no tenían idea de lactancia.

Después del día de fototerapia intensiva sin poder coger a mi hija, pude cogerla. Y estuve un día y pico dándole teta directamente. Aún no  tenía el subidón grande de leche, pero notaba que ya estaba a punto. 

Lo horrible pasó después, me fui a descansar un rato a la cama y dejé a la niña en la cuna de neonatos dormida, dije que avisaran cuando despertara para darle el pecho. Pasaron horas y yo me desperté del calor corporal y del subidón de la leche. Me extrañó que no me hubieran llamado. Con el pecho a rebosar y a las 3 de la madrugada me fui a neonatos y cual es mi sorpresa: en la última analítica había vuelto a subir la bilirrubina y otra vez fototerapia intensiva pero esta vez 48 horas, otra vez sin poder cogerla. Y yo con el pecho a rebosar. 

Pasé una noche horrible, cada hora me tenía que extraer leche pero para no estimular más, lo hacía manualmente pero de tal ingurgitación me dolía muchísimo. Al día siguiente pedí que trajeran a mi hija mayor a las 9 de la mañana porque necesitaba que me vaciara el pecho. La pobre cuando vino, no la dejé casi ni hablar, la pedí que me ayudará porque el pecho me dolía muchísimo. Ella que llevaba dos días enteros sin mamar, no rechistó y me ayudó. No le daba la garganta para  tragar tal cantidad de leche :)
Desde ese momento, la ponía a ella y luego me llenaba botes para su hermana que estaba en neonatos. Tenía para ambas como era lógico, y aunque lo ideal es que el calostro sea para la bebé, yo tenía calostro para ambas... de hecho para media planta de pediatría...



Fue una noche muy larga y horrible. Pude haber tenido mastitis de tal subidón de leche que tenía sin bebé ni niña para mamar. 
Al usar el sacaleches me sobreestimulé, debí haber seguido  mi instinto y haber hecho lo que yo creía desde el principio. Hice caso a las sanitarias que allí había, enfermeras y hasta una pediatra... Sólo una enfermera me dijo que sí, que me pusiera mejor a la mayor primero para estimular y luego llenar el bote... claro a esta enfermera la vi después de estar 'dale que te dale' con el sacaleches...

[Seguiré contando mi experiencia con el tándem en otros post, porque da para mucho...]
Espero que mi experiencia le sirva a alguna mamá, seguid vuestro instinto NUNCA FALLA.


Un hospital no debe ser prolactancia por sistema, sino por convencimiento y conocimiento.

Aquí mi hija mayor vaciándome el pecho. Si os fijáis en la mesilla tengo el bote
de leche recién extraída para llevar a su hermanita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...