3 de septiembre de 2016

Nueva etapa profesional, seguimos conciliando


Este post estaba pendiente desde hace meses, pero como habréis visto me cuesta escribir, no tengo mucho tiempo  y me da pereza....

Hace dos años y medio llevé a cabo mi sueño, mi necesidad, aunque casi podría decir (aunque suene pretencioso una necesidad social): ABRIR UN ESPACIO DONDE PODER ESTAR TRANQUILAMENTE MAMAS/PAPAS E HIJOS/AS COMPARTIENDO OCIO.

Cuando nació mi hija mayor, me di cuenta de que el ocio para 0-3 no existe!! empieza a haber algo a partir de los 4 años... pero antes, NADA.

El ocio que yo entiendo necesario para los bebés/niñ@ de 0-3 años, no está relacionado con la hiperestimulación, con la estimulación-atención temprana..., no. Hablo de un ocio donde compartir espacio y juego, donde no buscar mucho más que estar, disfrutar y de paso, convivir con otras mamás/papás con niños/as de estas edades tan pequeñas.

Pues como no lo había.... lo monté. Monté JUNTITOS Y REVUELTOS, (la página web está totalmente desactualizada) me lié la manta a la cabeza y  me lancé, me lancé embarazada y con una hija a la que cuidaba yo a tiempo completo (de 2 años y poco)... suena valiente , eh! pues lo fue. 

Cuando crees en algo , cuando yo creo en algo, nada me para. Pues me puse con las pequeñas obras iniciales, supervisando algunas y otras haciéndolas por eso de ahorrar (embarazada y con una niña de 2 años siempre conmigo, lo que leéis) (puse césped, pinté paredes, monté muebles, hice mudanza...) . 

En septiembre se abrió, y yo tuve a mi segunda hija unos meses después. Trabajando hasta la semana 38 oficialmente, y extraoficialmente, currando en casa hasta que rompí aguas... De baja oficialmente hasta los 3 meses de mi hija, pero extraoficialmente trabajando desde antes, en el local y en casa. 

Eso de no tener jefa/e está genial, pero la vida del autónomo/a es así, te tienes que partir la cara, y en los inicios de un negocio más. Y me vi, partiéndome la cara a diario y con dos hijas que atender: una de casi 3 años y otra de un par de meses.

Ahí tenía una compañera, pero aún así, un local que abre 6 días a la semana, mañana y tarde, supone un montón de horas de atención al público, a lo que hay que sumar trabajo de oficina y compras que se hace fuera de ese horario de att al público...

Para más inri, al poco me quedé sola. Mi socia decidió irse porque el negocio no despuntaba aún y suponía mucho sacrificio personal-familiar...

No pasaba nada, YO PODÍA CON TODO!!! O eso creía yo, estuve unos meses sola y al poco contraté unas horas a una compañera, el negocio no daba para mucho más, así que no pude tenerla más que unos meses.

Me volví a quedar sola. 
Pero no pasaba nada, YO PODÍA CON TODO!! Me quedé sola con un negocio que abría 6 días a la semana de atención al público, cerquita de mi casa para conciliar aún más, pero donde tenía que hacer 40km para ir a recoger a mi hija al colegio y abrir puntualmente (o al menos intentarlo)... Trabajando mañana y tarde de lunes a sábado.

Eso sí, mis hijas siempre conmigo, suena idílico, romántico y perfecto. El poder alimentar a mis hijas a demanda, ser yo la que satisfaga todas sus necesidades... Suena genial pero también agotador, sumado a que tenía que atender a la clientela del local. Impacta eh!!

Pues el resultado era que no podía atender nada bien, soy casi SUPER WOMAN, pero sólo CASI. Imposible que el negocio fuera bien, si no le dedicaba 24 horas que es lo que necesitan los negocios los primeros años, y mis hijas hasta las narices de demandar a su madre y que no fuera todo lo rápida que ellas necesitaban, y a su edad es lógico. 

Mi hija mayor ya decía 'MAMÁ NO QUIERO IR AL LOCAL'....a diario;  y mi hija pequeña no decía nada porque no sabía hablar, pero la faltó nacer allí... 

Así que, a los dos años de mi aventura decidí que tenía que cortar. Fue duro poner esa decisión 'sobre la mesa' pero era inevitable. Y tengo que decir, que nunca me planteé cerrar, nunca, pero una vez que salió en la conversación hablando con mi marido, casi que me liberé, porque me estaba costando la salud (8 horas de att al público, más compras del local, más gestión fuera respecto a rrss, programación actividades, mail, web...) 
Un día hice la cuenta y trabajaba 68 horas semanales!!!!!  y con dos niñas pequeñas, una casa que atendía a ratos y durmiendo menos que cuando salía de fiesta de joven.

Una tía mía me dijo algo que nunca pensé detenidamente: 'has criado, emprendido y embarazado todo a la vez', obviamente no iba a ser fácil, de qué me sorprendía... 

Han sido dos años increíbles, he aprendido bastante de negocios, aunque no todo lo necesario porque tela lo difícil que es!!! He conocido a muuuuuuuuuuuuuuucha gente, mucha clientela majísima que luego han sido y son amigas, y a muchos/as profesionales con los que he colaborado que me han aportado mucho a nivel formativo-profesional.


En mayo cerré esa etapa, cerré el local físico pero no JUNTITOS Y REVUELTOS. Porque la esencia es que Juntitos y Revueltos es un motor de cambio, un motor formado por la que escribe y toda persona con la que me cruzo en mi camino y se quiere unir, somos un todo. En Arroyomolinos hemos (hablo en plural aunque fuera yo sola) hecho cosas, para remover conciencia por activismo (en educación y crianza), y en eso estamos y seguiremos. Juntitos y Revueltos, ha girado totalmente al trabajo social sin ánimo de lucro, que ya hacía antes de cerrar el local.

Me he tomado un verano de relax con mi familia, julio y agosto sin preocupaciones.

Ahora en septiembre retomo la actividad profesional como madre de día, un servicio que prestaba en el local por las mañanas, pero ahora he trasladado a mi domicilio. Me permite estar con mi hija pequeña y soy feliz. Compartiendo con los más pequeños que es una franja de edad que me encanta, 0-3 años.

Siempre he tenido claro que de la crianza de mis hijas me ocupaba yo, y en eso sigo, pero no podía forzar la máquina de una niña de 3 años que me decía alto y claro que no quería ir al sitio que había abierto por ella, duro pero real. No disfruté de mi espacio creado, lo sufrí.

Así que, aquí dejo mi explicación de porqué cerré ese local tan bonito, un lugar tan agradable y del cual ha disfrutado mucha gente y me han felicitado muchas familias. Eso me enorgullece, muchas mujeres me han preguntado para crear uno en su pueblo y me han felicitado por materializar mi sueño, pero ya os digo que no es lo mismo la teoría que la práctica. El momento personal es importante a la hora de emprender, y obviamente el mío no era... Quién sabe más adelante... pero a día de hoy estoy feliz de haber tomado una decisión.

Después del cierre, muchas personas me escribieron mail o por rrss para darme apoyo y también para pedirme opinión porque querían abrir espacios parecidos... pues aquí os dejo mi relato.

Termino el post con una de las fotos que representaban mi día a día en el loca: sirviendo cafés con mi bebé en la teta (bendita emei baby!!)


Falta en la foto mi hija mayor merendando en la barra :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...