23 de marzo de 2017

Fin de su-nuestra lactancia.... 5 años


Ayer hizo 5 años que nació mi cachorra mayor.
5 años que soy madre: 5 años entregando, 5 años aprendiendo, 5 años nutriendo, 5 años creciendo, 5 años conociendo una felicidad para mí antes desconocida...

Jamás antes imaginaba nutrir y dar de mamar a un/a niña/o durante 5 años... Pero supongo que como todo lo que he hecho en estos 5 años, de manera instintiva hacer lo que me pide el cuerpo.
Aún recuerdo cuando en el hospital, me llevaba un celador por los pasillos camino a la habitación donde estaba ella con su padre (con 1 hora y pico de vida), y yo lloraba emocionada y nerviosa... Recuerdo cuando su padre me la dio y la puse encima mía.... 
Ahí decidí que daría el pecho, nunca antes, fue en ese preciso instante. Un instante que se ha prolongado durante 5 años como uno de los mayores actos feministas que he hecho nunca. Fruto de mi empoderamiento, de mi seguridad, de no dudar nunca de mi, de saber que le estaba dando lo mejor, de creer en la capacidad de mi cuerpo.

Mi cachorra, supo acompañar esta lactancia y fuimos a la par. Lactancia exitosa siempre, también recuerdo unos días al inicio donde las grietas me hicieron conocer el verdadero dolor y que, misteriosamente (supongo que, consecuencia de la autocorrección en el agarre) se curaron. Pasado esos días (unos 6-8 días) todo fue un camino juntas, viviendo el presente y disfrutando de esa lactancia que no sabía cuánto duraría. Como siempre, sin planes, viviendo el momento y sin pensar mucho más.


Durante esos 5 años... 2 embarazos que no hicieron que esa lactancia fuera más dura o menos llevadera. 

2 años y pico de tándem. Casi nada!!!!  Donde ha compartido momentos únicos con su hermana, mi cachorra pequeña. Los inicios fueron raros, duros, de mucha exigencia... pero acoplar 3 cuerpos no es fácil, acoplar 2 demandas y 1  persona que ofrece tampoco. Recuerdo unas semanas al inicio duras.

El destete ha sido unilateral, mi hija proponía aguantar hasta los 10 años, luego hasta los 8, luego hasta los 7, 6... y finalmente aceptó mi propuesta de hasta los 5 años. No quiso fiesta de despedida, ni hacer nada especial... sólo tomar teta como su último día, pero como uno más.

Ayer fue el último día que mamó y pasamos un día muy muy especial, despidiendo una etapa y abriendonos a otra. La debo  tanto que me emociono al escribir este post. 
Es MI GRAN GUERRERA. como dice una amiga, me ha acompañado en mi mayor acto feminista. DAR LA TETA A DEMANDA, dando igual el sitio donde estábamos, quién había delante y los tiempos, abriendo mentes, VISIBILIZANDO LAS TETAS para lo que la naturaleza las diseñó. 

No sé si de mayor leerá este post...Gracias Laida, TE AMO.



Última vez que mamó, antes de dormir. Marzo 2017.





1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...